Vanessa Loaiza N.. 21 marzo
Mario, Diego, Víctor Hugo, Eillyn y Vanessa también se sumaron en La Nación a la propuesta que conmemora el Día Mundial de la Persona con Síndrome de Down. Vanessa Loaiza para LN

Escuelas, colegios y centros de trabajo en Costa Rica se llenaron este miércoles de gente que anda por ahí feliz y orgullosa con sus medias disparejas.

Lunares con rayas, flores y estrellas, corazones y animalitos. La campaña 'Las llevo diferentes porque somos iguales' conmemora el Día Mundial de la Persona con Síndrome de Down con una inusual estrategia, ponerse medias que aparentemente no combinan.

En el fondo, el mensaje es que nuestras pequeñas diferencias externas no nos hacen diferentes en nuestra esencia, somos seres humanos que sentimos, pensamos y amamos.

Precisamente la Fundación ¿Yo puedo, y vos? y el Ministerio de Educación Pública llevaron la batuta en esta propuesta que aboga por igualdad de derechos, deberes y oportunidades para la población con Síndrome de Down.

Desde el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, hasta los héroes anónimos de la Fuerza Pública y los Bomberos, todos dijeron presentes con un mensaje de inclusión.

El mandatario, por ejemplo, manifestó en su perfil de Facebook: "En el Día Internacional de las Personas con Síndrome de Down, me sumo a quienes queremos para ellas y ellos un mundo sin discriminacion y con oportunidades", junto a una foto de con una media negra y otra morada.

Mientras, los profesores de la Escuela Víctor Arguello Murillo, en Turrúcares de Alajuela, manifestaron: “Si enseñamos a los niños a aceptar la diversidad como algo normal, no será necesario hablar de inclusión sino de convivencia”.

“La sociedad empieza a comprender que las personas con discapacidad, en su gran mayoría, no están enfermas, ni necesitan caridad. Lo que necesitan son oportunidades reales de estudio, trabajo y recreación para una vida plena”, declaró Johanna Castro, directora ejecutiva de la Fundación Yo puedo ¿y vos? en la publicación del Ministerio de Educación que promovió la campaña.

Aunque en el Museo de los Niños nadie enseñó las medias, sí quisieron dejar claro, en un video, "que la amistad, el amor y el trabajo va más allá de un cromosoma".